Bloqueo mental y emocional

¿QUÉ ES EL BLOQUEO MENTAL Y/O EMOCIONAL?

Es un mecanismo de defensa que se pone en marcha automáticamente cuando nuestra mente no quiere integrar las ideas o sentimientos que pueden perturbarnos.

Se manifiesta de varias maneras. Pero la más habitual es la sensación de no ser capaz de pensar correctamente, ni de organizar los pensamientos, lo que antes, quizás, hacíamos sin ningún problema.

Suele aparecer puntualmente en periodos de gran estrés o cuando estamos muy cansados. También puede ser generalizado a lo largo del tiempo a consecuencia de haber sufrido algún trauma que en ocasiones nos puede ocurrir en la vida y no sabemos cómo manejar. Los traumas nos llegan por sorpresa y no estamos preparados para ello, por ejemplo, accidentes, catástrofes, amenazas físicas, atracos, violencia, abusos sexuales, etc.

El bloqueo mental viene acompañado de un bloqueo emocional que se convierte en un obstáculo que nos impide avanzar personalmente, generando emociones negativas como el miedo, la tristeza, el enfado o incluso la culpa.

El problema es que cuanto más nos bloqueamos, menos será nuestra capacidad para sentir y pensar con libertad, por lo que si no salimos rápido de esta situación, corremos el riesgo de caer en un círculo vicioso muy dañino para nuestra salud, no solo mental, si no también física.
.
.
.

¿CÓMO PODEMOS DARNOS CUENTA DE UN BLOQUEO?

A cada uno se nos presenta de forma diferente, depende fundamentalmente de la causa que generó el problema.
En el plano anímico, es necesario percatarnos de si tenemos pérdida de energía, agotamiento, tensión interna, insatisfacción, sufrimiento, imposibilidad de llevar adelante nuestros planes.
En el plano físico, si tenemos dolores de cabeza implícitos, náuseas, problemas en la piel, trastornos gastrointestinales y/o una vida sexual insatisfactoria.
Cuando el bloqueo mental o el bloqueo emocional es un síntoma de ansiedad suele hacer su aparición en las situaciones más inoportunas, como por ejemplo: cuando debes presentarte a un examen y te quedas completamente en blanco, o cuando acudes a una reunión de trabajo pero no logras concentrarte en lo que estás haciendo.

En algunas ocasiones el bloqueo mental aparece como un síntoma de fobia social, vivimos en sociedad y nos es imposible relacionarnos. Nos cuesta hablar con los demás, incluso no podemos iniciar una relación por un exceso de timidez o por pánico a relacionarnos con otras personas. En estos casos la persona no logra hablar en público o interactuar con los demás porque está completamente paralizada, lo cual genera una gran angustia.

El bloqueo emocional o mental puede llegar a ser una situación muy angustiante, ya que la persona siente que no puede avanzar. Si esta situación se mantiene durante mucho tiempo, puede generar depresión, desesperanza e incluso la pérdida de sentido de la vida ya que cuando no vemos la salida, nos resulta difícil mantener una actitud positiva y no derrumbarnos.

 

Una oportunidad para el cambio 

Aunque las sensaciones que genera un bloqueo mental suelen ser muy desagradables, lo cierto es que se trata de una señal de alarma y, como tal, debemos prestarle atención. De hecho, en algunas ocasiones los bloqueos emocionales nos protegen de sentimientos, pensamientos o emociones que no estamos preparados para enfrentar en ese momento, pues no contamos con los recursos necesarios.

En otros casos, ese bloqueo puede estar indicándonos que la forma en la que estamos manejando algunos aspectos de nuestra vida no es la más adecuada y deberíamos reflexionar al respecto. Por tanto, sufrir un bloqueo emocional también puede convertirse en una oportunidad para cambiar y mejorar.

 

Tratamiento

Un proceso terapéutico puede aportar una gran paz al paciente con bloqueo mental. El profesional intenta determinar la gravedad del bloqueo y sus orígenes, ya sean emocionales, espirituales o mentales. En terapia Gestalt intentamos integrar esta parte que se bloquea como una parte más de nosotros mismos y de esta forma deja de llamar la atención al sentirse integrada, entre otras aportaciones.

¿Qué lograrás con la terapia?

  • Superar el bloqueo mental o emocional y comprender la causa que lo originó
  • Fortalecer tu autoestima y aumentar tu seguridad
  • Aprender a expresar las emociones de manera más asertiva
  • Aprender a escuchar los mensajes de tu cuerpo
  • Más claridad mental

Para más información, puedes aprovechar la posibilidad de una “entrevista informativa gratuita”, sin ningún compromiso.

 

Teresa Pérez -Gestalt, Constelaciones Familiares, Psicoterapia Integrativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *