¿Qué es la depresión?

Es una forma de expresión de dolor que se manifiesta con síntomas psíquicos y somáticos.

La depresión es un trastorno del estado de ánimo, que se traduce en un estado de decaimiento y claudicación psicológica y biológica del paciente importante y continuado, y se manifiesta a través de síntomas psíquicos (pudiendo aparecer desinterés, tristeza, desmoralización, disminución de la autoestima…) y somáticos (pudiéndose presentar en forma de pérdida del apetito, disminución del peso corporal, fatiga, alteraciones del sueño con periodos de insomnio y de somnolencia, etcétera).

A la hora de realizar un diagnóstico correctamente se ha de descartar los episodios de tristeza pasajera o frustración, que se consideran como una reacción natural de la persona ante acontecimientos negativos como las situaciones de duelo por la pérdida de un ser querido u otras como divorcios o separaciones; aunque si se prolonga más allá de los seis meses puede desembocar en lo que clínicamente se conoce como una depresión mayor.

 

Tipos de depresión:

Grupo A

  • Duración no inferior a 2 semanas.
  • No atribuible al consumo de sustancias psicoactivas o a trastornos mentales orgánicos.

Grupo B

  • Humor depresivo no habitual en el paciente, constante durante todo el día y mantenido en el tiempo de forma casi constante. No varía con las circunstancias ambientales de la persona, y persiste al menos durante 2 semanas.
    Aumento de la capacidad de fatiga, o pérdida de la vitalidad habitual.

Grupo C

  • Pérdida de la autoestima y de la confianza en uno mismo. Sentimiento de inferioridad no justificado prolongado en el tiempo.
  • Auto-reproches constantes y desproporcionados con sentimiento de culpa excesiva e inadecuada.
  • Pensamientos de muerte o suicidio recurrentes, incluyendo tentativas.
  • Disminución de la capacidad de concentración y pensamiento. Suele acompañarse de falta de decisión.
  • Aparición de lentitud de las funciones motoras, o agitación.
  • Alteraciones del sueño.
  • Variaciones del peso corporal por descontrol alimentario (aumento o descenso marcado del apetito).

Grupo D

  • Presencia de síndrome somático, compuesto por alucinaciones, delirios, retardo psicomotor o estupor grave, concordantes o no con el estado anímico del paciente.

 

En cualquiera de los casos, para más tranquilidad con uno mismo, lo mejor es acudir a un profesional, puesto que se trate de una depresión puntual, temporal o crónica, siempre, el apoyo emocional, ayuda a estabilizar las alteraciones anímicas del estado depresivo de la persona.

“La depresión parece estar ligada al miedo, enojo y frustración. Cuando estás de mal humor, incluso si te encuentras con tus amistades, no disfrutas de su compañía. Pero cuando estás de buen humor e incluso las cosas no andan tan bien, puedes superarlo tranquilamente. Es por eso que esforzarte para estar de buen humor vale la pena ya que da mucha fuerza interior”
Dalai Lama

ENTREVISTA INFORMATIVA GRATUITA

Sesiones Individuales, de pareja y grupo. Presenciales y Online.

Más información: clicar aquí

Teresa Pérez Charles

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *